Alguien podría estar vigilándole

Alguien podría estar vigilándole

Los perros son ángeles y sus excrementos codiciados objetos de estudio. La propuesta de analizar las heces de las mascotas yeclanas para identificar a sus dueños plantea un inconveniente: el encargado estará obligado a recoger las deposiciones de un animal que no conoce. Un pastel ajeno. La limpieza íntima de los animales no se diferencia demasiado a la humana, es decir, el asco queda ensombrecido por el afecto. Cualquier persona con un perro a su cargo lleva a cabo estas tareas con una diligencia rutinaria, sin vacilaciones. Sacar bolsa-limpiar-buscar papelera. Depositar. Como la historia no es lineal no podemos asegurar que el civismo consista en que las aceras luzcan impolutas. El ser humano y sus comportamientos no siempre conducen a un mundo más habitable. Pero, mientras tanto, podemos evitar el duro trance de caminar sobre campos minados recogiendo las cacas. Alguien podría estar vigilándole.

poobags

imagen_sidebar_2

Deja un comentario

Tu dirección email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *

Cancel reply