André Courrèges, inventor de la minifalda

André Courrèges, inventor de la minifalda

Por Almudena Polo

Cuando en las calles de París, Londres, Nueva York (y cómo no en las de Yecla) llega la primavera, a nadie le extraña cruzarse con mujeres de diversas edades liberando sus piernas gracias a una prenda tan “simple” como es la minifalda. Y aunque entrecomillo la palabra simple, pues lo parece el hecho de acortar la longitud de una prenda, fueron necesarios los avances socioculturales vividos en Europa y EE. UU. durante la década de los sesenta para que la obra de un diseñador visionario e innovador como André Courrèges revolucionara la forma en la que vestimos para siempre.

Courrèges rompe con el arquetipo de diseñador de moda que inconscientemente tenemos en mente. Nacido en 1923 en Pau, en el Midi francés, será su padre, mayordomo de una importante familia de la región, el que le transmita el interés por la costura y el amor por un corte impecable y perfecto. Posteriormente cursó estudios de ingeniería civil, adentrándose en los campos de la arquitectura y el diseño textil. Su carrera se detuvo durante la Segunda Guerra Mundial, en la que participó como piloto de guerra (me asalta un escalofrío al imaginar a algunos de sus colegas en semejante desempeño, imaginad a Galliano o a Lagerfeld…) Eran tiempos en los que Hugo Boss diseñaba los uniformes para las SS de Adolf Hitler.

Después de la guerra, Courrèges empieza a trabajar en el mundo de la moda hasta que pasa a formar parte de la casa de su gran mentor, Cristóbal Balenciaga. Allí, en París, creará durante diez años, sumergido en el mundo de la alta costura de la mano de un genio obsesionado por la perfección y la elegancia, defensor de la sencillez y a la vez un adelantado a su tiempo que ya innovó con creaciones como los vestidos túnica o globo. Sin duda, este aire de liberación de las líneas femeninas influiría en Courrèges para su futura revolución estética.

PARIS, FRANCE - JANUARY 1:  French designer AndrT CourrFges (C) poses among his models wearing part of his 1976 Spring/Summer haute-couture collection.  (Photo credit should read STAFF/AFP/Getty Images)

courreges2

Balenciaga afirmaba que una mujer debía estar perfecta pero sin llamar la atención, sin que nadie volviese la mirada por la calle. No obstante, es paradójico que su discípulo desarrollase una alta costura basada en estos principios que condujeron a un llamativo efecto, y es que ¿cómo no iba a llamar la atención algo tan rompedor como las primeras minifaldas?

Y así, a hombros de un gigante como Balenciaga, el francés daría en 1961 el salto en solitario y fundaría su “Maison de Courrèges”. Desde las pasarelas de la alta costura inició una revolución estilística que sería transmitida al gran público a través del prêt-a-porter. Es el primero que se libera de la herencia histórica de la alta costura, acabando con las seis o siete pruebas hasta entonces necesarias para la elaboración de un prototipo.

Predominio del blanco, el perla y transparencias junto a coloridos diseños; líneas arquitectónicas y geométricas (cuadrados, trapezoides y triángulos). De estilo ultramoderno y simultáneamente atemporal, su marca dejó una impronta tan fuerte que incluso después de haber estado muerta pudo revivir. Courrèges rompió tradiciones al simplificar unas prendas que permitían mayor libertad y comodidad, eligiendo materiales que no comprimen el cuerpo e incorporando modernos desarrollos sintéticos como el vinilo, el nylon y las fibras transparentes. Con él, los vestidos se acortan mostrando la rodilla al tiempo que esconden la cintura y las caderas; el pantalón se impone como prenda cotidiana optando por vestir a una mujer activa, trabajadora y que conduce.

courreges3courreges6barbarella

En 1965, Courrèges lanza su más famosa colección titulada “La era espacial”. A la vez, populariza la minifalda, creada para la alta costura y plagiada en todo el mundo. Son famosas también sus “go-go boots”. Apasionado del deporte, sus colecciones consiguen una síntesis entre el vestido urbano y deportivo, anticipándose a la actualidad. La forma en la que vestimos, la moda, podría ser considerada como una amalgama de influencias de origen artístico y creativo, que junto a intereses comerciales actúan sobre un sustrato cultural, social e histórico.

Courrèges fue un visionario que confluyó durante esta década de cambio con otros factores, generando una sinergias que hicieron posible su éxito. Triunfó gracias a la liberación de la mujer, a la cultura pop, a la revolución juvenil y a su estética “youthquake”. También estuvo influido por la carrera espacial y su iconografía transmitida a la sociedad por la propaganda televisiva, mediante creaciones cinematográficas como Flash Gordon o el sexual viaje galáctico de Barbarella. Fue él quien alumbró unas prendas que vestirían a toda una generación y cambiarían los presupuestos del diseño de moda, adelantándose al siglo XXI. Tal vez por eso su obra aún está presente en nuestro armario.

André Courrèges. La era espacial. 1968

imagen_sidebar_2

Deja un comentario

Tu dirección email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *

Cancel reply