“Boca sana, espalda sana”, por Laura Gómez

“Boca sana, espalda sana”, por Laura Gómez

kayas

De todos es conocida la importancia de la boca para nuestra salud, aunque muchas veces los síntomas pueden pasar desapercibidos o no sabemos interpretarlos y los podemos confundir con otro tipo de patologías. Por esta razón una de las causas de ciertos dolores de espalda y sobre todo a nivel del cuello, son las alteraciones de la articulación de la mandíbula.

¿Sabías que un dolor en un diente puede ser provocado por un músculo tenso?

En ocasiones un músculo tenso puede provocar dolor en un diente y un mal diagnóstico puede provocar la extracción o una endodoncia innecesaria en esa pieza. La musculatura que compone la mandíbula es muy potente y un mal funcionamiento de la misma puede provocar un punto gatillo. Pero…¿qué es un punto gatillo? Un punto gatillo es una zona tensa dentro de un músculo que provoca un dolor irradiado hacia una zona determinada, y en este caso la zona irradiada puede ser un diente. En estos casos no hay que tratar el diente, sino el músculo. La fisioterapia posee diversas formas de tratar esto: con masaje, estiramientos, punción seca… y el diente deja de doler.  Parece magia, pero no lo es.

¿Por qué cruje la mandíbula al masticar o al bostezar?

Muchas personas han sufrido la desagradable sensación de quedarse con la boca literalmente abierta al bostezar o de no poder probar un suculento plato por no poder abrir la boca. Esto es debido a diversas disfunciones procedentes de la mandíbula. Todos conocemos que en la rodilla tenemos unos meniscos que hacen que esta se mueva adecuadamente, pero no es tan conocido que en la mandíbula también tenemos un menisco para que la mandíbula pueda deslizarse libremente.

Cuando una persona nota crujidos al abrir la boca o al masticar es porque este menisco está subluxado y al moverse un hueso sobre otro este menisco no hace su papel de amortiguación. En el caso de no poder abrir la boca o de que en un bostezo no la podamos cerrar, lo que ocurre es que el menisco está completamente fuera de su sitio y hace interferencia en el movimiento.

Existen diversas causas que provocan estas disfunciones en la articulación temporomandibular como: malos hábitos posturales, apretar los dientes por la noche (bruxismo), mala oclusión dental, cirugías, traumatismos. Además también son diversos los síntomas que puede provocar: dolor en la mandíbula, dificultad al abrir o cerrar la boca, mareos, dolor de cabeza, pitidos en los oídos, dolor en el cuello.

Actualmente debido al estado de estrés de la mayoría de las personas es extremadamente común padecer bruxismo. Las personas que lo padecen aprietan los dientes provocando con el tiempo desgaste en las piezas dentarias y tensión en los músculos de la boca.

La fisioterapia especializada en disfunciones temporomandibulares tiene muchas herramientas para tratar todos estos problemas y es muy importante el trabajo multidisciplinar con otros profesionales como odontólogos, maxilofaciales, logopedas, etc. Así que no pienses solo en el fisioterapeuta cuando te de un tirón o te duela la espalda.

imagen_sidebar_2

Deja un comentario

Tu dirección email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *

Cancel reply