“¿Cuándo viene mejor frío y cuándo calor?”, por Andrea Puig

“¿Cuándo viene mejor frío y cuándo calor?”, por Andrea Puig

kayas

Cuando hablamos con los atletas que tienen una lesión debido a un traumatismo deportivo muchas veces les decimos: “ponte hielo una o dos veces por día unos treinta minutos”, pero después algunos de ellos nos dicen que han estado poniéndose calor y que se han sentido bien, por lo que es bueno a veces preguntarse ¿es mejor el frío o el calor?, o bien ¿cual es el más efectivo?

¿CÓMO ACTÚAN EL FRÍO Y EL CALOR EN UNA LESIÓN?

Desde el punto de vista fisiológico en la lesión músculoesquelética por el daño a los tejidos, el edema, el espasmo y la inflamación aumentan el estímulo de los receptores del dolor a nivel muscular y de la médula espinal y se produce una mayor respuesta de la actividad motora. Tanto el calor como el frío disminuyen el dolor y el espasmo muscular pero la forma en que actúan sobre el metabolismo es diferente y muchas veces sus efectos son opuestos.

LOS EFECTOS DEL FRÍO Y DEL CALOR

Si aplicamos hielo el efecto es que éste inhibe el dolor y logra producir un aumento de la relajación así como una disminución del flujo sanguíneo, inflamación y el edema. Por otro lado, el calor desde el punto de vista fisiológico aumenta la relajación, el flujo sanguíneo y la curación. Cada modalidad tiene un efecto diferente y debemos saber sus efectos fisiológicos para saber cuales son sus indicaciones (ver tabla).

TABLA KAYAS

¿CUÁNDO CONVIENE USAR FRÍO?

Anteriormente se creía que solo en los casos agudos de lesiones se usaba el frío y después se tenía que usar el calor lo cual no es cierto, ya que el frío puede ser usado por mucho tiempo y no solamente las primeras 24 a 48 horas después de una lesión, así como tampoco se debe usar solamente de 20 a 30 minutos.

Por ejemplo en un estudio hecho por Knight y colaboradores en 1980, se vio que el frío disminuía el flujo sanguíneo al área afectada más rápidamente que cualquier otra modalidad usada, con lo que disminuía el edema y el dolor.

¿CUÁNDO HAY QUE APLICAR CALOR?

Con relación al calor hemos visto que cualquiera que sea la modalidad de tratamiento, húmedo o seco, al final de un tratamiento de 30 minutos su efecto es similar en los dos. En varios estudios y sobre todo en los relacionados con músculos grandes como trapecio y región lumbar se vio que la aplicación de calor mejora el dolor muscular, disminuye el entumecimiento y mejora la flexibilidad. Su efecto puede durar incluso más allá del tratamiento inicial (hasta 48 horas después).

Debemos de evitar las quemaduras y en los pacientes con enfermedades como diabetes mellitus, artritis reumatoide y aquellos con cambios en la sensibilidad neuronal y periférica debemos tratarlos con cuidados. En los tratamientos en los cuales se recomienda alternar frío y calor, no se ha visto que tengan un efecto mayor en relación a si usamos solamente frío o calor como modalidad de tratamiento. Pero una regla común en las lesiones deportivas es recomendarles a los deportistas y entrenadores es que inmediatamente deben de ponerse hielo en el área afectada en lo que van al médico aunque ya después este cambie a calor.

imagen_sidebar_2

Deja un comentario

Tu dirección email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *

Cancel reply