Cuerpos

Cuerpos

Vivimos dentro de un recipiente temporal al que llamamos cuerpo. El cuerpo es un envase con agujeros que se estropea y al que las grietas terminan por fracturar. Los brazos se entumecen, el rostro se cuartea y los órganos internos pierden su funcionalidad. Pese a que el universo se expande el tiempo sigue venciéndonos. El equipo de trabajo del científico Juan Carlos Izpisúa, del laboratorio de Expresión Génica del Instituto Salk, ha logrado revertir el envejecimiento en ratones, por lo que pronto desaparecerán nuestras patas de gallo y las canas y arrugas volverán a su estado anterior. Sin embargo, los cuerpos de los actores y actrices de la época dorada siempre serán humo y material fotográfico. Nunca lograremos, por el momento, recuperar nuestro estado de forma infantil. Por dentro perdemos posibilidades y seguimos atrapados. En la película “La llegada” (spoilers), dirigida por Denis Villenueve, los extraterrestres adoptan una forma similar a un pulpo y pretenden enseñarnos su lenguaje heptápodo. Los seres humanos les reciben con cautela y disfrazados de astronautas. Estos nuevos cuerpos lanzan ráfagas de tinta en un intercambio de ideas emocionante. Aun así, por más películas de ciencia ficción que veamos, nuestros cuerpos caminan hacia un lugar desconocido del que no podemos escapar. También nosotros seremos viejos.

imagen_sidebar_2

Deja un comentario

Tu dirección email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *

Cancel reply