El vínculo afectivo entre dueño y perro surge en la mirada

El vínculo afectivo entre dueño y perro surge en la mirada

El imaginario artístico y sentimental está repleto de referencias al amor entre un hombre y un perro. Estos animales, artífices en parte de la cohesión familiar, conviven durante siglos con el ser humano en una armonía tan perfecta como misteriosa.

La comunidad científica rastrea desde hace décadas el mecanismo que permite esta singular simbiosis. Recientemente, un estudio publicado en la revista “Nature” revela que, en un experimento con ratones, las madres respondían inmediatamente a los estímulos producidos por sus crías.

Además, un artículo de investigación de “Science” establece que la mirada entre perro y dueño refuerza su unión emocional con la segregación de oxitocina.  Es decir, a través de la mirada se establecería un bucle hormonal compartido similar al que ocurre entre padres e hijos.

En el experimento, en el que el hocico de los animales era rociado con oxitocina, los perros buscaban insistentemente a sus dueños después de ser encerrados durante un periodo de tiempo en una habitación.

Para entender la creación biológica de este vínculo afectivo, el equipo científico llevó a cabo el mismo experimento con lobos domesticados. Sin embargo, los lobos no buscaron la mirada de los humanos, incluso habiendo sido criados por ellos.

Las revelaciones de la revista de divulgación pueden tener un gran impacto desde el punto de vista médico, ya que estos resultados, previsiblemente, ayudarán a las terapias de integración de personas autistas o con trastornos de aprendizaje.

imagen_sidebar_2

Deja un comentario

Tu dirección email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *

Cancel reply