“Errores de pronunciación: las dislalias”, por Ángela Carpena y María Puche

“Errores de pronunciación: las dislalias”, por Ángela Carpena y María Puche

kayasmadre

Muchos de nosotros conocemos el caso de algún niño pequeño, ya sea un hijo, sobrino, primo o hermano con dificultades de pronunciación, como por ejemplo el conocidísimo caso de no pronunciar la “r” correctamente o los ceceos (hablar utilizando /z/ en lugar de /s/). Estos errores son conocidos como dislalias.

Pero, ¿hasta cuándo no debemos preocuparnos por estos errores?

En primer lugar, es importante tener en cuenta que la adquisición de los sonidos del habla es progresiva, esto quiere decir que hay sonidos que aparecen antes que otros, siendo la /m/ de los primeros y la /r/ de los últimos.  Según los estudios, la edad aproximada de adquisición de los diferentes  fonemas sería la siguiente:

tabla

Por tanto, si un niño pasadas estas edades mantiene los errores de pronunciación es muy posible que no consiga corregirlos por sí solo sin una intervención logopédica específica. En ocasiones, si hay varias dislalias, el habla puede llegar a ser incomprensible.

Una de las preguntas que suele surgir en este punto es la siguiente: ¿el niño es consciente de que no articula bien? La respuesta es afirmativa. En la mayoría de los casos, el niño sabe que articula mal un sonido  e intenta realizarlo correctamente, pero no encuentra el modo correcto de hacerlo. Esto puede llevar a periodos en que el niño se sienta frustrado por sus errores, llegando incluso a no querer hablar en ciertos contextos, como por ejemplo delante de su clase o ante adultos que no sean de su entorno más cercano.

Para prevenir las dislalias es importante que a la hora de las comidas tratemos siempre de presentarlas al niño de forma sólida, ya que los músculos que utilizamos para masticar y para hablar son muy similares y esto nos ayudará a ejercitarlos. Otro área que podemos estimular es el soplo, porque  favorecerá el control del aire espiratorio para el habla. Algunas ideas para estimular el soplo serían los juegos tipo pomperos, molinillos de viento o velas.

¿Qué podemos hacer cuando nuestro hijo/hija tiene errores de articulación?

Es muy importante que no forcemos al niño a repetir continuamente las palabras que no pronuncia bien, ya que esto hará que su frustración aumente. Hay que tener en cuenta que si el niño no lo pronuncia correctamente es porque no puede y no porque no quiera o sea “vago para hablar”. En este punto lo ideal es consultar a un logopeda colegiado (si no estás seguro pídele su número de colegiado para comprobarlo), que determine las causas de los errores de pronunciación de cada caso en particular, nos indique si debemos esperar o intervenir y, en el caso de intervenir, que los corrija.

tablanombres

portadalogopeda

imagen_sidebar_2

Deja un comentario

Tu dirección email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *

Cancel reply