“Falsos mitos de la fisioterapia”, por Laura Gómez

“Falsos mitos de la fisioterapia”, por Laura Gómez

kayas

En la historia de la humanidad existen numerosos antecedentes del uso de agentes físicos con fines terapéuticos. Desde el antiguo Egipto, los griegos, los romanos, etc, han tratado numerosas afecciones por medio de terapias físicas. Al igual que los llamados cirujanos-barberos fueron evolucionando hasta los actuales médicos, la práctica de la fisioterapia ha evolucionado hasta la actualidad convirtiéndose en una profesión sanitaria universitaria. Podríamos definir la fisioterapia como “el arte y la ciencia del tratamiento por medio de ejercicios terapéuticos, calor, frío, luz, agua, masaje y electricidad”. Ya que la fisioterapia al igual que todas las profesiones sanitarias han evolucionado hasta convertirse en carreras universitarias, no es lógico que existan profesiones que intenten equipararse a la fisioterapia sin tener ni siquiera un respaldo sanitario e institucional. Debido a la evolución de la fisioterapia y su práctica clínica hay entorno a esta profesión muchos falsos mitos.

kayasinteriorUno de los mitos más afianzados es que el fisioterapeuta solo trabaja con aparatología y no toca al paciente, esto es erróneo y tenemos que desbancar esta idea, ya que cada vez más se usan técnicas de terapia manual donde la base de tratamiento es el masaje, las movilizaciones y numerosas técnicas donde el profesional a través del tacto y de la comunicación con el paciente va analizando y evaluando la disfunción.

En las lesiones agudas los pacientes piensan que es mejor que pase un tiempo antes de empezar a tratarse con fisioterapia o incluso esta recomendación también la hace el médico, pero en la mayoría de las ocasiones es bueno el tratamiento. En los procesos agudos normalmente suele haber inflamación y contractura muscular, la fisioterapia posee muchas herramientas para mejorar los procesos inflamatorios y como consecuencia acelerar el proceso de curación de la lesión desde el primer día. Cabe destacar que el fisioterapeuta tiene la capacidad de valorar al paciente y en los casos que la lesión no pueda ser tratada remitirá al paciente para ser valorado por otro facultativo.

Otro de los mitos que existe en torno al tratamiento de las lesiones musculares y que viene muy relacionado con lo hablado anteriormente, es la prescripción de antitinflamatorios para cualquier lesión muscular. Cada vez está más en boca de los profesionales sanitarios el “Síndrome de Dolor Miofascial” que se caracteriza por ser un trastorno no inflamatorio donde existen tres componentes: una banda tensa palpable a nivel del músculo, un punto gatillo y un patrón característico de dolor referido. Este punto gatillo se encuentra en hipoxia (falta de oxigeno) lo que provoca dolor, así que, si unas de las características de este síndrome es la falta de oxigeno, ¿hasta que punto un antitinflamatorio es la mejor opción?¿no sería mejor un tratamiento encaminado a mejorar la elasticidad muscular?

¿Si no duele no cura? Todos hemos escuchado esta expresión alguna vez, pero, ¿es cierta esta afirmación? Es cierto que en la presencia de dolor el tratamiento fisioterápico puede ser doloroso, pero dependiendo de la lesión las técnicas utilizadas cambian y no siempre tiene que doler. Además muchas lesiones, y sobre todo lesiones agudas, requieren técnicas que no agredan la estructuras a tratar, ya que estas necesitan un tiempo para cicatrizar y volver a su fisiología normal. Analizando esto podemos sugerir que en un esguince de tobillo donde el ligamento ha sufrido un cambio a nivel de su estructura interna no sería lo más recomendable realizar un tratamiento doloroso.

En definitiva, con la fisioterapia podemos prevenir, evaluar y tratar lesiones con un respaldo científico y sanitario. Además siempre asociamos al fisioterapeuta con lesiones musculo-esqueléticas, pero cada vez existe más especialización en torno a esta profesión, así que con la fisioterapia también se pueden tratar problemas neurológicos, viscerales, respiratorios y cardíacos, ginecológicos, etc…descubre todas las posibilidades que te brinda la fisioterapia.

Referencias:

http://www.efisioterapia.net/articulos

– Estevez Rivera EA. Dolor miofascial. MEDUNAB 2001;4:161-165.

 

 

imagen_sidebar_2

Deja un comentario

Tu dirección email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *

Cancel reply