Fisioterapia respiratoria: cómo evitar el peligro de la mucosidad en los bebés

Fisioterapia respiratoria: cómo evitar el peligro de la mucosidad en los bebés

kayas

Pequeños pulmones

Todos sabemos las diferencias que existen entre un bébe y un adulto, sabemos que son más pequeños, que no saben hablar, que sus huesos aún no están desarrollados…pero, ¿sabemos las diferencias que existen entre su aparato respiratorio y el nuestro?

Es importante conocer las diferencias que existen a nivel respiratorio entre un bebe y un adulto, sobre todo para el manejo de las enfermedades respiratorias. Las vías aéreas están maduras al nacer pero en los primeros meses de vida existe un gran desarrollo del parenquima pulmonar, es decir, el desarrollo de los alveolos. El bebé además puede comer y respirar al mismo tiempo. Además las vías aéreas de los bebés tienen más glándulas mucosas y por esta razón ante cualquier irritación van a segregar más moco que un adulto, razón a tener en cuenta en cualquier afección respiratoria que pueda padecer el niño. Hasta los 8 años no aparece la ventilación colateral que permite que si un alveolo está colapsado por acumulación de moco o de exhudado el aire puede pasar a otro alveolo por unos canales que los comunican entre sí.

Hoy en día están apareciendo nuevos virus y bacterias  que están provocando un aumento de las enfermedades respiratorias infantiles, tales como, bronquiolitis, asma, neumonías, bronquitis, etc. Todas estas enfermedades provocan un aumento de los mocos, el gran enemigo del bebé, ya que estos no saben expectorar y la mucosidad se acumula provocando más infección y más mucosidad, un circulo vicioso del que en ocasiones es muy difícil salir.

¿Qué es la bronquiolitis?

La temida bronquilitis es una infección de la vía aérea causada por el virus sincicial respiratorio (VRS) que afecta por lo general a niños menores de 2 años. El virus se propaga al entrar en contacto con las secreciones de la nariz y la garganta, por tanto simplemente por la tos nos ponemos en contacto con él. Suele aparecer con mayor frecuencia en los meses de otoño e invierno y suele ser causa de hospitalización de muchos niños.

Síntomas:

La bronquiolitis comienza como una infección leve de las vias aéreas altas que al cabo de 2 o 3 días provoca más problemas respiratorios. Desencadena una obstrucción del bronquio debido a la inflamación de los mismos. Los síntomas del niño serán: dificultada respiratoria incluso con sibilancias (pitos), tos, fiebre, respiración rápida (taquipnea), tiraje debido al esfuerzo que realizan los músculos para poder respirar.

Por todos estos factores cada vez más los padres acuden a tratamientos de fisioterapia respiratoria, porque aunque los tratamientos medicamentosos son necesario y efectivos, en ocasiones el niño no puede expulsar los mocos y no pueden salir de ese circulo vicioso de MOCO-INFECCIÓN.

¿Qué es la fisioterapia respiratoria?

La fisioterapia respiratoria se compone de técnicas manuales y también se ayuda de diversos aparatos y ayudas instrumentales. El principal objetivo de la fisioterapia es ayudar al niño a sacar las secreciones para que estas no se acumulen en el pulmón y puedan producirse más complicaciones. Con estas técnicas actuamos en la velocidad del aire durante la espiración para que este arrastre las secreciones hacia las vias altas y en casos de neumonias, atelectasias y enfermedades en las que los niños tienen disminuida la capacidad de coger aire se utilizan técnicas para meter aire y que el pulmón no se colapse.

https://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/000975.htm

“Desarrollo del aparato respiratorio y diferencias anatomo-funcionales entre el lactante y el adulto”. Dr. Ignacio Sánchez D.

imagen_sidebar_2

Deja un comentario

Tu dirección email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *

Cancel reply