Francisco Guillén: “Los chorizos no tendrían tiempo para robar con la limitación del mandato”

Francisco Guillén: “Los chorizos no tendrían tiempo para robar con la limitación del mandato”

“La izquierda actual está huérfana. Vivimos en manos de los mercados y nos dicen que no hay alternativa”, afirma Francisco Guillén, primer alcalde demócrata de Yecla y empresario. Guillén abandonó la primera línea política tras la moción de censura que le otorgó la alcaldía a Vicente Maeso en 1987. Comprometido y crítico con su partido, el antiguo regidor censura “el disparate de los políticos que se eternizan en el cargo”. Con un perfil público muy marcado, el exalcalde lamenta que el Partido Popular “haya truncado la dinámica de alcanzar acuerdos con unanimidad”. Esta es la primera parte de una entrevista que ampliaremos durante el mes de agosto.

– Usted fue el primer alcalde de la democracia en Yecla. ¿Cómo lleva esa efeméride histórica local?

– A estas alturas para mí es como un recuerdo, nada más. Lo que supuso en ese momento no puede compararse con la situación política actual. Nosotros preparamos las primeras elecciones municipales en un ambiente predemocrático, teníamos mucha ilusión por cambiar las cosas. Para mí es un orgullo, con el paso del tiempo lo contemplo como una experiencia personal muy enriquecedora. Teníamos que convivir con las leyes franquistas, ya que la Ley de Régimen Local es posterior a los primeros comicios. Además, la convivencia con la Diputación Provincial del franquismo era dura por lo que la actividad política resultaba apasionante.

– ¿Qué diferencias encuentra con los procedimientos públicos actuales?

– No se puede comparar. La política actual se ha profesionalizado. En mi caso, tenía claro que iba a estar ocho años y después me marcharía. Para mí era un etapa con un tiempo determinado, los cargos públicos debería mantenerse durante una temporada regulada. El 90% de los problemas que han surgido después no se hubiesen producido cumpliendo esta máxima. Los chorizos que han estado robando durante la etapa actual no hubiesen tenido tiempo para hacerlo en ocho años. Teníamos mucha ilusión por llevar a cabo proyectos urgentes para Yecla y después dejamos espacio para otros. Ahora eso no ocurre, las cosas se planifican con otra perspectiva y los políticos están en el poder durante muchos años.

pg03

– Parece que los grandes partidos han perdido la visión del servicio público y se autoprotegen a ellos mismos…

– Hasta hace unos meses Alfonso Guerra era diputado, también están los casos de Manuel Fraga o el propio Mariano Rajoy. A mí eso me parece un disparate. Es mucho más barato entrar, trabajar durante dos legislaturas y marcharse… hasta el presidente de EE.UU. lo hace.

– ¿Qué recuerdos tiene de la primera legislatura (1979-1983)?

– Todos muy agradables. Tenemos la suerte de borrar aquellos recuerdos más dolorosos, como la moción de censura. Aquello ya pasó y creo que hicimos una labor estupenda, trabajamos con muchas ganas y actualmente nadie puede señalarnos con el dedo. Puedo pasear por el pueblo con la cabeza bien alta. Hicimos un trabajo importante en infraestructuras, como el agua, el alcantarillado, alumbrado púbico… llegamos a alquilar 40 aulas para poder tener a todos los niños escolarizados.

– ¿Qué puede decir de los sucesivos alcaldes populares que gobiernan en el municipio desde 1995?

– Son personas a las que no podría definir con pocas palabras porque las conozco muy poco. En cuanto a la gestión, creo que se truncó una dinámica de alcanzar acuerdos con unanimidad, a pesar de contar con mayorías. Es algo que rompieron. Han trabajado pensando que su mayoría era suficiente para gobernar desde entonces. No comparto que el hecho de obtener un gran porcentaje de votos suponga que solamente tú opinas y los demás quedan apartados. Es mucho más rico y generoso dar participación cuando has ganado.

pg04pg05

– ¿Cómo sería para usted el alcalde ideal en un ciudad pequeña para Yecla?

– A estas alturas debería ser elegido directamente por el pueblo. No me gustan las listas, los yeclanos tenemos la suficiente entidad como para poder elegir a un alcalde. En estos momentos yo quiero elegir al alcalde y votarlo. Me parece un atraso que a estas alturas de la experiencia democrática no podamos elegir directamente a nuestros representantes. Pese a todo, los pactos posteriores a las elecciones son legítimos. Actualmente votamos a un partido que luego alcanza acuerdos según sus intereses.

– ¿Sigue sintiéndose socialista?

– Sí. La izquierda en general está huérfana. Hubo un momento en la reforma de la Comunidad Económica Europa en la que coincidieron muchos pensadores globales. Ahora eso no ocurre, estamos en manos de los mercados financieros y las ideologías se están perdiendo. Nos dicen que no hay otra alternativa.

(continuará…)

imagen_sidebar_2

Deja un comentario

Tu dirección email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *

Cancel reply