Historia y misterios: el enigma de las Piedras de Ica

Historia y misterios: el enigma de las Piedras de Ica

Por Samuel Soriano Herrero

¿Dónde?

Desierto de Ocucaje, cerros de La Peña, Blanco, Norte y Callango, provincia de Ica, Perú. Aquí nace la leyenda de esta fascinante historia, llena de misterios y versiones opuestas, que enfrenta a ufólogos, aficionados y entusiastas defensores de estas piedras con los arqueólogos, detractores y  algunos científicos.

¿Qué son las Piedras de Ica?

Las Piedras de Ica están formadas por andesita, de la era Mesozoica, típico de la zona peruana en la que fueron encontradas. Hasta aquí todo normal. El debate surge a raíz del descubrimiento de un gran yacimiento arqueológico en el citado desierto de Ocucaje. Es entonces cuando se descubre lo que parece ser un conocimiento anacrónico, es decir, fuera de tiempo. Las piedras aparecen grabadas con una serie de escenas, dibujos y representaciones que no corresponden en absoluto con el conocimiento de la época.

Estas escenas representan mapas, constelaciones de estrellas, ciclos de vida de dinosaurios y otros animales prehistóricos teóricamente extinguidos, cirugías, e incluso cesáreas y operaciones de trasplantes de órganos, con figuras humanas intubadas e incluso conectadas por medio de cables a grandes máquinas.

Por supuesto que esto generó un intenso debate entre la comunidad científica y el resto personas que las creían verdaderas. La ciencia lo niega con rotundidad, alegando que es un fraude e intenta demostrar como se logran falsificar estos ejemplares mientras que los afines a la teoría de que existió otra humanidad, lo defienden con fervor.

piedra2

¿Quién las descubrió?

Un médico peruano, Javier Cabrera Darquea (1.924-2.001) fue quien se puso tras la pista de estas polémicas piedras tras recibir una de ellas como regalo de cumpleaños por parte de una amigo suyo. El extraño ejemplar despertó la curiosidad de Cabrera, que un tiempo después aseguró haber identificado el grabado como un tipo de pez extinguido hacía millones de años.

Entonces fue cuando el doctor peruano, ayudado por otros tres entusiastas seguidores del fenómeno, localizaron el yacimiento de donde fue encontrada este primer ejemplar y comenzaron un laborioso trabajo de localización, extracción, identificación y almacenaje de más de 15.000 piedras grabadas con diferentes técnicas, como el altorrelieve y bajorrelieve.

Durante 35 años, Cabrera, dos hermanos coleccionistas y su principal aliado, un campesino lugareño llamado Basilio Uchuya Mendoza (1.935-2.003) analizaron todas y cada una de las piedras rescatadas, ante la indiferencia del gobierno de Perú y la ignorancia de arqueólogos y hombres de ciencia de la época.

cabrera

Versión de los descubridores

Cabrera describió las escenas de las piedras en un ensayo, para llegar a la conclusión de la existencia de una supuesta civilización antigua, no reconocida, que habría coexistido con estos animales. Además, estos “Hombres Gliptolíticos”, como el mismo definió, pertenecerían a una raza posiblemente extraterrestre, poseedora de una tecnología superdesarrollada y que sólo dejó en estos grabados pruebas de su presencia, para más tarde desaparecer o regresar a sus lugares de orígenes.

Versión de los detractores

Es fácil imaginar que su teoría fue tachada de fantasiosa, alocada y puramente inventada, siendo el doctor centro de todo tipo de críticas y burlas hacia su persona y su trabajo. basilioAdemás, y debido a la gran repercusión mediática que alcanzó el tema, los acontecimientos giraron bruscamente cuando el propio Basilio Uchuya reconoció públicamente el fraude de estas piedras.

Se confesó como autor material de dichos grabados pétreos, las cuales extraía de la tierra y tras un proceso de secado en el horno para envejecer su aspecto, decoraba con diferentes motivos y temáticas. Con estas sorprendentes declaraciones parecía ponerse punto y final al enigma de Ica, pero nada más lejos de la realidad.

Al final, y según reconoció el propio campesino antes de su muerte, admitió haber mentido sobre dicha autoria por miedo a represalias legales, ya que en Perú existía un estricta legislación acerca del expolio y comercialización de antigüedades y restos arqueológicos, lo cual le hubiera conducido directamente a prisión. De ahí la versión de Basilio, cubriéndose las espaldas para evitar daños mayores.

El también investigador Vicente París, tras unos años de estudio, concluyó que las piedras eran falsas, manufacturadas y elaboradas concienzudamente con la intención de crear confusión y hacerse pasar por auténticas. Verificó restos de pinturas y lijas actuales en dichos grabados, así como una serie de incongruencias físiológicas y anatómicas en muchas de las escenas que se representaban.

Análisis de las piedras en laboratorio

En 2007 se publicó en España, tras años de investigación el libro “La verdad sobre las piedras de Ica” (editorial Sirio)  de María del Carmen Olazar Benguria.

Este libro desentraña la verdad sobre este enigma, gracias a la investigación realizada por sus autores, quienes viajaron a Perú y desenterraron algunas rocas para su datación. Los resultados, obtenidos por prestigiosas instituciones científicas españolas, arrojan una gran luz sobre este apasionante tema. Hay quien dice que en esta biblioteca pétrea está escrita la verdadera historia, la cual demostraría que Ica (Perú) fue la cuna de la humanidad hace más de cincuenta millones de años.

Conclusiones

Aunque este tema perdió repercusión e importancia con el paso de los años, quedando relegado casi al olvido, actualmente sigue sin haber una conclusión firme y oficial sobre el tema. Es evidente que imitaciones, fraudes e intentos por engañar los hubo, pero eso no debe encubrir la naturaleza de un misterio maravilloso que haría replantearse a la humanidad la necesidad de reescribir la Historia.

Ademas, ¿qué necesidad tendría un pobre campesino peruano de meterse en semejante “berenjenal” hasta el punto de poner en peligro su integridad y la de los suyos?. ¿Puede haber interés en que no se sepa, ni se resuelva la verdadera naturaleza de estas joyas pétreas? Las preguntas son muchas y las respuestas pocas y breves. Los estudios y versiones contrarios a Ica suelen caer en la descalificación y el  desprecio gratuito, achacando la historia a gente pobre, humilde e inculta, cosa absolutamente falsa, pues grandes celebridades y personalidades de reconocido prestigio han investigado el tema ofreciendo datos certeros y objetivos sobre el hallazgo de estas representaciones.

El propio doctor Cabrera, el periodista, escritor e investigador navarro Juan José Benítez e incluso instituciones científicas (y por tanto mucho más objetivas y alejadas de las versiones partidistas y forofas) de países como Alemania y España han constatado la veracidad de al menos un alto porcentaje de estas piedras, resaltando su autenticidad y fechándolas en períodos que “históricamente no corresponden con los conocimientos allí representados”.

mapa

Bibliografía:

Cabrera Darquea, Javier (2013). “El mensaje de las piedras grabadas de Ica”. Lima: Ernesto Alejandro Cabrera Claux. ISBN 9786124639203.

Charroux, Robert (1976). “El enigma de los Andes”. Barcelona: Plaza & Janés. ISBN 9788401310898.

Benítez, Juan José (2003).Existió otra humanidad”. Barcelona: Planeta. ISBN 9788408076568.

1 comment
imagen_sidebar_2

Deja un comentario

Tu dirección email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *

Cancel reply

1 Comment