La intervención en daño cerebral y la donación de órganos cierran las jornadas sociosanitarias de ADFY

La intervención en daño cerebral y la donación de órganos cierran las jornadas sociosanitarias de ADFY

La quinta edición de las jornadas sociosanitarias organizadas por la Asociación de Discapacitados Físicos de Yecla (ADFY) concluyó el pasado jueves con la ponencia “Donar vida”, en la que miembros de la Asociación de Ayuda al Enfermo Renal (ADAER) detallaron su experiencia con el sistema de trasplantes y la campaña de donaciones en el salón de actos del Hospital Virgen del Castillo.

Unos días antes, el martes, la charla “Intervención en daño cerebral y otras patologías neurológicas” profundizó en esta lesión que puede ser súbita, congénita o adquirida. Después de la presentación de Miguel Ángel Herráiz, presidente de ADFY, la logopeda Lidia Rubio explicó que en el centro de promoción de la autonomía personal se atienden, principalmente, “accidentes cardiovasculares, trastornos del lenguaje, agnosia cerebral, tumores cerebrales y parkinson”. El impacto físico del daño cerebral suele manifestarse por una hemiplejia, mientras que la afección sensorial se traduce en hipersensibilidad, problemas psiconeurológicos y de relación con el entorno.

La fisioterapeuta Natalia Carrión centró su intervención en la labor de rehabilitación en los pacientes, en los que trata de mejorar el tono muscular, la sensibilidad y la motricidad. Carrión avanzó algunos de los tratamientos que actualmente existen para las distintas patologías, entre los que destacan movilizaciones con presión para la espasticidad o ejercicios de motricidad fina para la coordinación motora y el tacto. María Inmaculada Ibáñez Palao, terapeuta ocupacional de ADFY, afirmó que su labor consiste en “trabajar el área funcional, cognitiva y física, además de la adaptación de la persona al entorno con el uso de productos de apoyo, con el fin último de eliminar barreras arquitectónicas”. Para ello, es necesario “abordar componentes de ejecución sensoriales, cognitivos y psicológicos y evaluar el contexto de ejecución del tratamiento”. En el tratamiento del daño cerebral, el terapeuta ocupacional trabaja con ejercicio técnico terapéutico, entrenamiento para actividades de la vida diaria y actividades con propósito (fin y motivación).

En el turno de preguntas, Lidia Rubio explicó que el logopeda trabaja el lenguaje, habla, voz y deglución. Para ello, mediante una serie de tests estandarizados, se planifican los objetivos principales y específicos de cada una de las áreas afectadas. En el caso de la afasia, patología en la que el paciente tiene problemas en la producción del habla, se utilizan ejercicios de formación de oraciones, asociación de palabras y comprensión del lenguaje. En cuanto al habla, los ejercicios van encaminados a la respiración, articulación y emisión de sílabas.

La Asociación de Ayuda al Enfermo Renal (ADAER) fue la protagonista de la cuarta y última ponencia. ADAER, contituida en 1982, cuenta con tres psicólogas, un nutricionista y una trabajadora social. Dolores Guzmán, presidenta de la asociación, explicó que las personas que siguen un tratamiento de diálisis “deben contar con una unidad cercana hasta en el caso de estar de vacaciones y siempre han de seguir las opiniones de sus médicos”. Los enfermos de riñón, después de someterse a las distintas pruebas, pasan a formar parte de una lista de espera para trasplante, que siempre respeta la voluntad del donante y tienen un carácter altruista. Para determinar la compatibilidad de los donantes y receptores, se tiene en cuenta el grupo sanguíneo y el sistema de histocompatibilidad.

Actualmente, España es líder mundial en la donación de órganos y el modelo es recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Hasta febrero de 2016 se han realizado más de 100.000 trasplantes, un 10% más que el año anterior. Sólo en 2015 se han trasplantado 4.769 personas, siendo los más frecuentes los de riñón, hepáticos, cardios, pulmones, páncreas e intestino.

Según explicaron los miembros de ADAER, los requisitos para poder ser donante son: ser mayor de edad, estar en plenas facultades mentales y físicas, establacer un consentimiento informado y contar con un voto favorable del Comité Institucional de Bioética. Las tarjetas de donante pueden obtenerse en las asociaciones y el testamento vital también es válido para expresar el consentimiento.

En la actualidad, la labor de ADAER incluye la promoción de campañas de donación y conferencias, la participación en jornadas científicas y la coordinación de los encuentros entre pacientes y personal sanitario. En cuanto a la investigación, la asociación elabora encuestas de población en institutos y universidades en las que están incluidas todos los segmentos y etnias. En la Región de Murcia existen nueve centros de diálisis. La unidad de Yecla abrió sus puertas hace 18 años.

imagen_sidebar_2

Deja un comentario

Tu dirección email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *

Cancel reply