La mejor noche de su vida

La mejor noche de su vida

Nos dijo que aquella noche “había sido la mejor de su vida” e inmediatamente cambiamos de conversación. Por aquel entonces nos esforzábamos en perjudicarnos y malgastábamos balas sin demasiada puntería. Según el, todo lo ocurrido durante aquellas horas había reforzado su admiración hacia nuestro grupo. Se sentía “seguro e integrado” y por fin conseguía “expresarse sin un cuchillo entre los dientes”. Caminábamos juntos, hablando sobre nada y con los bolsillos sellados. Sin embargo él mantenía su optimismo y entraba y salía en nuestras vidas a través de anécdotas que acababan de ocurrir. “Fue mágico, brutal”, prosiguió. En ese momento bajamos hacia una zona arbolada bajo el puente que atravesaba la circunvalación. Por la zona norte. Empezaba a molestarnos tanta adulación, no nos la merecíamos y además en nuestro interior estábamos convencidos de que todas esas palabras escondían un mensaje oculto. Esa noche, que para él “había sido la mejor de su vida”, nos provocaba una mezcla de hastío y autocomplacencia. No sé si fue por esto, no lo recuerdo bien, pero sí sé que mientras él relataba con pasión todo lo ocurrido, decidimos, con un simple cruce de miradas, en silencio, que definitivamente íbamos a prohibirle la entrada a nuestras vidas. Para siempre.

imagen_sidebar_2

Deja un comentario

Tu dirección email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *

Cancel reply