La Virgen regresa al santuario envuelta en el estruendo de los arcabuces

La Virgen regresa al santuario envuelta en el estruendo de los arcabuces

Fotografía de portada: Yecla Capital

La Virgen del Castillo ya descansa en el santuario del Castillo después de un lunes atípico, en el que concluyeron unas fiestas patronales aplazadas el pasado domingo 18 de diciembre a causa del temporal de lluvia y viento que azotó el municipio de Yecla. De esta manera, el acto litúrgico de la Minerva, la tradicional Subida y la entrega de insignias se desarrollaron durante el lunes, ya inmersos en fechas navideñas y dos días después de la popular Nochebuena. La Basílica de la Purísima fue el escenario del primero de los actos. A la solemne función religiosa de la Minerva asistieron autoridades, mayordomos, junta directiva y demás representantes de la Asociación de Mayordomos. Después de la misa, en la procesión con el Santísimo Sacramento, los arcabuces volvieron a resonar en el atrio de la iglesia mientras que el alférez y mayordomo de la Bandera, Francisco Baello, jugaba de rodillas el estandarte a las puertas de la basílica.

Por la tarde, la Patrona de Yecla inició su recorrido habitual por las calles de Yecla antes de emprender el camino hacia el Castillo arropada por miles de yeclanos, bajo unas temperaturas agradables que permitieron el normal suceder de los rituales. Antes de la despedida, la Virgen llevó a cabo las tres vueltas completas al pino ante el atronador sonido de los arcabuceros que la rodeaban. El estruendo cesó cuando la Virgen del Castillo llegó al presbiterio y se escuchó la salve, el canto de los Auroros y el himno en honor a la Patrona de nuestra ciudad.

La jornada concluyó con el acto final de entrega de insignias en la plaza Concejal Sebastián Pérez. Los nuevos mayordomos recogieron las credenciales de sus predecesores en un ritual ameno y cargado de emotividad. Los clavarios Manuel Lidó Rico y Francisco Javier Romero fueron investidos oficialmente como mayordomos del Bastón y de la Bandera. El próximo 8 de enero, Día de Acción de Gracias, tendrá lugar una misa de agradecimiento en el santuario del Castillo precedida con una subida disparando que partirá desde la Purísima. Una vez en el santuario, se entregarán los diplomas a los distintos presidentes y cabos de las agrupaciones de escuadras que finalizan sus cargos este año, así como a los mayordomos y pajes. Además, se dispararán dos arcas cerradas.

imagen_sidebar_2

Deja un comentario

Tu dirección email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *

Cancel reply