Los acuíferos que abastecen a Yecla podrían ser sellados dentro de diez años

Los acuíferos que abastecen a Yecla podrían ser sellados dentro de diez años

Los acuíferos de la comarca del Altiplano se encuentran en una grave situación de sobreexplotación y podrían ser sellados en el plazo de diez años, tal y como establece la directiva marco europea, que nació con el objetivo de garantizar la protección de las aguas y promover su uso sostenible. En estos momentos, un estudio de la Confederación Hidrográfica del Segura califica como “malo” el estado de las masas de agua subterráneas que abastecen al municipio de Yecla, que depende en exclusiva de estos acuíferos para su subsistencia.

Además, la agricultura intensiva que se está practicando en el término municipal está consumiendo muchos recursos hídricos y aumentando la presencia de nitratos derivados de abonos y fitosanitarios, por lo que las aguas subterráneas empeoraran su calidad con el paso de los años. La directriz europea marca que en 2027 tendrán que equilibrarse los niveles de extracción y de recarga natural de los acuíferos, lo que supone que todos los excedentes serán recortados al abastecimiento humano y a la actividad agrícola. Esta última actividad será la más castigada con las restricciones y, en particular, las plantaciones de regadío que en los últimos años se han implantado en el término municipal.

Estado cuantitativo de los acuíferos.

Un estudio publicado recientemente por el profesor Emilio Custodio Gimena, de la Universidad Politécnica de Catalunya, cifra el bombeo actual de los acuíferos sobreexplotados de la Cuenca del Segura en 460/hm3/año, es decir, 150 hm3 más de lo recomendado para mantener los acuíferos de un modo sostenible. Además, el segundo año consecutivo de sequía no invita al optimismo puesto que no se esperan lluvias de consideración en los próximos meses. En este contexto, el Partido Popular de Yecla volvió a reclamar un trasvase en marzo de 2015 con una iniciativa presentada a la corporación municipal en la que señalaba la necesidad de estar conectados a otras cuencas, ya sea la del Ebro, Tajo-Segura o Júcar-Vinalopó.

En estos momentos, en la cuenca del Segura hay 63 acuíferos y solo 17 de ellos presenta un buen estado. La cantidad de agua que tendría que dejar de extraerse para llegar a un estado óptimo son 200 hm3, según las estimaciones de la Confederación Hidrográfica del Segura recogidas por el diario regional “La Opinión”.

imagen_sidebar_2

Deja un comentario

Tu dirección email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *

Cancel reply