Mis experiencias con Kinaesthetics, por Raquel Soriano

Mis experiencias con Kinaesthetics, por Raquel Soriano

raquel-sorianoSoy Raquel Soriano Rico, maestra de Educación Especial y responsable del aula de estimulación en el CCEE “Virgen de la Esperanza”. Realicé el pasado mes de julio el “Curso Inicial de Kinaesthetics en los cuidados asistenciales”. Me gustaría compartir con vosotros cómo este concepto me está ayudando a nivel profesional y personal.  Kinaesthetics me está aportando nuevas herramientas en mi trabajo, en el cole, con los niños con graves afectaciones motoras. Sobretodo me está enseñado a ser  consciente de las posibilidades del movimiento, a percibirlo, estudiarlo, conocer la riqueza de los movimientos y cargas de peso, poder acompañar (¡que no transportar!), a nuestros usuarios en las transferencias, los desplazamientos, los cambios posturales… poder ayudarles  a sentir y ser conscientes de su cuerpo y del movimiento del mismo.

Para mí ha sido y está siendo muy gratificante haber realizado esta formación, porque con sólo ese cambio de mirada, siendo realmente conscientes de lo que estamos haciendo con el movimiento a nivel corporal, podemos ayudar a nuestros usuarios a participar, sentir, crear, aportar, compartir y aprender del movimiento corporalmente con cada acción. Pero no sólo ellos son los favorecidos, sino también nosotros, como profesionales, podemos enriquecernos: es un intercambio y un baile de dos cuerpos a través de la escucha del otro en cada movimiento.

Desde que terminé el curso, he intentado aplicar estas herramientas en mi trabajo, junto con las de Basale Stimulation®, un concepto que me tiene también absolutamente enamorada y que junto a Kinaesthetics,  para mí, forman un tándem perfecto, se complementan el uno al otro. A nivel personal también ha sido muy enriquecedor, sobre todo cuando este verano pude utilizar herramientas de Kinaesthetics con la madre de una buena amiga de la universidad, que estaba sin ver siete años; es de Cádiz. Yo iba mucho a su casa a pasar los fines de semana y… en fin, que tengo mucha amistad con toda la familia, es como mi segunda familia. Este verano, aprovechando que iba para esa zona, fui a verlos.

La madre tiene Alzhéimer y le ha afectado a la parte motórica y al habla. Gracias a  la formación en Basale Stimulation® y Kinaesthetics, pude ofrecer a la familia herramientas para ayudar a la madre a orientarse corporalmente, siendo capaz de realizar las transferencias y cambios de posición, acompañándola, a través de la escucha, y reforzando  lo que ella es capaz de hacer. Pudimos comunicarnos con su nuevo lenguaje, sin usar las palabras, a través del movimiento, a través del contacto y de  la escucha, en cada gesto, en cada tensión, en cada carga de peso, en cada articulación… Pero este diálogo a dos, es de igual a igual, las dos colaboramos, nos adaptamos, nos escuchamos y fuimos conscientes del movimiento y de nuestros cuerpos.

Ahora ella no tiene lenguaje verbal, pero tiene otra manera de comunicar, y si somos capaces de escucharla y responderle en su necesidad y en su capacidad, ella puede ser partícipe de su vida, puede aprender, colaborar, estar presente, activa con su cuerpo, en ese movimiento. La verdad que fue una experiencia preciosa, se quedaron encantados, al igual que yo. Es fantástico cómo puede llegar a cambiar una vivencia con el cambio de mirada, la escucha, la conexión y el  intercambio a dos, donde se está por y con la persona en cada movimiento.

imagen_sidebar_2

Deja un comentario

Tu dirección email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *

Cancel reply