Vanessa Lorenzo: “El enfermo de cáncer tiene derecho a estar bien”

Vanessa Lorenzo: “El enfermo de cáncer tiene derecho a estar bien”

El renacimiento llegó a la vida de Vanessa Lorenzo con un diagnóstico impactante: su marido sufre cáncer. Desde que su pareja inició el tratamiento la transformación familiar ha sido profunda. “Nos ha hecho cambiar de una manera radical, con esta enfermedad vives y renaces, de ahí el título del libro. Antes vivíamos para el futuro, ahora simplemente para el presente. Somos otros”, relata. El cuerpo es invadido por un elemento extraño que monopoliza la existencia. “Debemos buscar nuestras rutinas, seguir con la vida habitual y dedicar el tiempo preciso a la enfermedad. No quiero depender por completo del cáncer”. El libro “Renacer” puede adquirirse en la librería Sésamo a partir de mañana viernes 28 de octubre.

¿Qué has pretendido mostrar con este libro?

La experiencia de la enfermedad es algo tremendo. El título “Renacer” proviene precisamente de eso, de la necesidad de renacer ante una noticia de este calibre. Vives y renaces. No somos los mismos desde que comenzamos el tratamiento, vivimos en el presente, sin planes. Antes estábamos continuamente pensando en el futuro. El cáncer te enseña a vivir segundo a segundo, aunque suene a tópico. Saboreamos cada instante porque tienes que cambiar sí o sí.  Es una lección de vida, hemos aprendido a vivir de 10 segundos en 10 segundos.

¿Cómo os ha cambiado?

Antes yo era una persona con muchas actividades. Estudiaba oposiciones, hacía deporte, tabajaba mucho… de repente surge esta enfermedad y las prioridades cambian por completo. El libro pretende ofrecer una visión positiva sobre este proceso. Son pequeñas lecciones de vida sobre la revolución en tu rutina diaria.

¿Y la vida ahora?

Siguen existiendo momentos buenos muy importantes: el cariño, la risa, el hecho de compartir, las visitas ineseperadas, los abrazos… en cualquier caso cada persona debe hacer una selección de las cosas que le pueden ayudar a superar esta aventura, yo solamente relato experiencias propias que me han sido válidas durante este tiempo, no pretendo aleccionar.

¿Hasta qué punto condiciona el día a día esta enfermedad?

Yo no quiero depender completamente del cáncer, quiero continuar con mi vida y mi rutina. Por eso en ocasiones no es sencillo gestionar el trato con familiares y amigos. Somos mucho más que la enfermedad y, personalmente, prefiero vivirlo con naturalidad, aunque no sea algo fácil. Creo que debemos buscar un tiempo determinado para llorar, para asustarnos o para esperanzarnos, pero no debemos olvidar que el resto del tiempo nos pertenece. Aunque en algunos momentos nos desesperemos debemos mandar un mensaje de positividad y optimismo. El enfermo de cáncer merece estar bien, se ha ganado el derecho a pasar por momentos agradables durante el proceso.

renacer

imagen_sidebar_2

Deja un comentario

Tu dirección email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *

Cancel reply